¿Qué es el coaching?

¿Qué es el coaching?

El Coaching es un proceso interactivo que ayuda a los individuos y a las organizaciones a desarrollarse más rápidamente y a producir resultados más satisfactorios. Como resultado del coaching, los clientes establecen mejores metas, toman mayor acción, mejores decisiones, y utilizan de manera más completa sus fortalezas naturales”.
El Coaching es un modelo que tiene como finalidad desarrollar el potencial de las personas, de forma metódica estructurada y eficaz.

Algunos de los principios en los que se apoya son:

Centrase en los resultados a futuro, no en los errores del pasado.
El coach obtiene lo mejor del cliente haciendo que crea en su propio potencial. Nuestras creencias sobre nuestras capacidades tienen un impacto directo sobre nuestros actos.
Funciona en base a una relación de confianza y confidencialidad mantenida entre el coach y el cliente.
El cliente no aprende del coach, sino de sí mismo guiado por el coach.
El coach nunca transfiere su experiencia al cliente.
“Lo mejor que puedes hacer por los demás no es enseñarles tus riquezas sino hacerles ver la suya propia” Goethe

¿Cuál es la esencia del coaching?

Nuestros resultados son consecuencia de nuestras acciones o conductas, y estas a su vez, son el reflejo de nuestros pensamientos. El mejorar nuestro rendimiento comienza, cuando enriquecemos nuestros pensamientos, de esa forma podemos generar nuevas respuestas.
El proceso de coaching comienza por enriquecer los pensamientos del cliente, incrementando su nivel de consciencia y facilitándole el paso a la acción. Todo esto basado en preguntas poderosas y feedback. Si pudiéramos definir la secuencia de un proceso de coaching sería:
– Descripción del estado deseado (objetivo)
– Descripción del estado presente (área de mejora o dificultad)
– Mapa de opciones y recursos (generación y selección)
– Plan acción (plan específico de acción)
– Resultados (control y seguimiento)
En las dos primeras fases, el objetivo del coach es incrementar el nivel de consciencia del cliente. Esta fase es fundamental, ya que solo podemos controlar aquello de lo que somos conscientes, ser consciente nos da poder para actuar.
En la tercera fase el objetivo es implicarlo en la generación de alternativas y en la creación de un plan de acción (su propio plan de acción). Finalmente solo queda establecer cómo y cuándo vamos a evaluar los resultados.

¿Qué aporta a las personas y organizaciones?

* Mejora del rendimiento.
* Desarrollo del potencial.
* Mejora las relaciones.
* Fomenta el liderazgo.
* Facilita la motivación
* Aumenta la participación.
* Refuerza la autoestima.